Skip to content

Cómo hacer una buena carta de postres para un restaurante

Cómo hacer una buena carta de postres para un restaurante 1

La carta es uno de los elementos más importantes de cualquier restaurante que se precie, si bien, hay que saber hacerla de manera adecuada para que impacte al cliente. En este sentido, la sección de postres adquiere un gran protagonismo, precisamente por ello hay que prestarle mayor atención.

En la actualidad, debido a la variedad de gustos y las innovaciones en la cocina, puede llegar a resultar complejo elaborar una buena carta para un establecimiento de hostelería, para conseguirlo, es esencial que los clientes vivan una experiencia única en el local y que queden totalmente satisfechos. Todo esto comienza por la carta, ya que será una de las primeras cosas que verá el cliente del restaurante. Es importante añadir en ella la información detallada de cada plato y facilitar la lectura en todo caso.

Hacer carta restaurante es una tarea a la que hay que dedicarle tiempo y, sobre todo, saber bien cómo dividir las partes para que todo quede bien claro. En este sentido, los postres juegan un papel protagonista, de ahí que haya que tener en cuenta una serie de aspectos clave para su elaboración.

Carta de restaurantes ¿qué saber?

Cualquier restaurante debe intentar crear una carta original, atractiva y fácil de leer, sabiendo que el formato ideal son aquellas de tipo libro. En cualquier caso, los expertos recomiendan incluir en los menús alrededor de 10 entrantes, mismo número que se designa a los platos principales. En cuanto a los postres, lo ideal son 6, si bien todas estas cosas pueden depender de la especialización del restaurante en cuestión.

¿Por qué son importantes los postres?

Aunque muchos piensen lo contrario, los postres pueden marcarla diferencia entre un establecimiento de mayor nivel dentro del sector de la hostelería, sabiendo que lo ideal siempre es incluir en la carta postres de calidad y principalmente caseros. Se presentan como el broche de oro de cualquier comida, siendo además elementos con los que se puede sorprender totalmente, sabiendo que, como en todo en la vida, la parte final siempre es la que mejor se recuerda.

Algunos postres fáciles de hacer que puedes poner en tu carta de postres

Claves para crear una buena carta de postres

Como ya se ha mencionado, los postres son una parte muy importante dentro de los menús de los restaurantes, precisamente por este motivo, es esencial saber cómo crear una carta de manera adecuada.

Diseño

El diseño juega un papel fundamental, sabiendo que debe ser muy atractivo y original, además de fácil de leer. La creatividad aquí es clave, siendo ideal añadir la explicación junto con una fotografía realista del postre donde se muestre su calidad. La descripción en cuanto a alérgenos o composición también es esencial, al igual que la tipografía elegida.

Coherencia

Todo restaurante debe llevar una línea que lo caracterice, y en el tema de los postres no va a ser menos. Es importante que estos vayan en coherencia con el resto de platos que se incluyen en la carta, combinándolos a la perfección para que la experiencia sea única y la mezcla de sabores excelente. De igual modo, esto debe ocurrir igual con los precios, no se pueden poner los postres a costes desorbitados.

Variedad

También es esencial que haya variedad en los postres, ofreciendo platos con diversos sabores para todos los gustos, tanto ácidos como dulces. De igual modo, se pueden incluir postres más especiales, bajos en calorías o los destinados a los alérgenos, incluso postres sin gluten o vegetarianos.

Temporada

Además de la carta estándar, un plus añadido siempre es incluir algunos postres de temporada, ya que esto gustará bastante a los consumidores. En este sentido, se deben elaborar platos con productos frescos y típicos de cada época. Así, en verano, por ejemplo, frutas como la sandía o el melón quedan genial; en primavera se puede apostar por fresas o cerezas; y en otoño e invierno nada como incluir granadas o chirimoyas.

Presentación

Finalmente, de nada sirve tener una buena carta si la presentación del postre no acompaña. En este sentido, para impactar por completo, además de la calidad de los productos y el sabor, se pueden decorar los platos con ingredientes tales como trozos de frutas, galletas, barquillos o sirope.